Blog

Compartir

Conciencia vegana / Nutrición

Motivos para NO comer pescado.

Motivos para NO comer pescado.

Afortunadamente ya hemos evolucionado y lo hemos hecho tanto que no solo no es necesario cazar animales y pescar peces para obtener alimento, si no que encontramos los nutrientes de calidad necesarios que nuestro organismo necesita en multitud de alimentos de origen vegetal. El pescado de calidad (el pesado salvaje, ya que los peces de piscifactoría son otra historia, como ya veremos más adelante) tiene un alto valor nutricional, nos aporta proteínas de alta calidad y gran variedad de vitaminas y minerales, como las vitaminas A y D, además de fósforo, magnesio, zinc, y yodo en el caso del pescado de mar.

Sin embargo, hay muchos motivos para no comer pescado. El motivo principal es que los peces son animales como nosotros, son seres sintientes y a pesar de que no estamos tan familiarizados con su hábitat los peces son animales capaces de sentir placer y sufrimiento como el resto de animales. Los peces tienen sistema nervioso que hace que sufran dolor y disfrute y que reaccionan a distintos estímulos, ya que como el resto de animales tienen neurotransmisores, tales como las endorfinas (que crean estados de bienestar y felicidad), que demuestran claramente que los peces son individuos con intereses propios. A pesar de ello, miles de millones de peces mueren injustamente víctimas de la pesca comercial y la pesca deportiva. Otro motivo, súper importante para la salud, es que algunos peces y mariscos contienen mercurio, nocivo para la salud y según qué dosis puede ser veneno para nosotros. El mercurio proviene de la combustión de los procesos industriales, liberado en el medio ambiente y en el ecosistema marino, acumulándose en peces y mariscos, tales como el tiburón, pez espada, la caballa, la lubina o la langosta. El consumir alguno de estos peces más de 2 ó 3 veces en semana puede dañar el sistema nervioso, el sistema digestivo y el inmunitario, además de los pulmones, los riñones y los ojos, y en el caso de embarazadas, madres lactantes y niños menores de 3 años su consumo puede causar daños severos.

La devastación de la pesca comercial.

La pesca comercial, o pesca industrial, es a todas luces anti-ecológica, devasta los océanos, mata a millones de animales cada año, de hecho probablemente sea la forma de explotación animal que más individuos asesina y que más recursos agota. Para la captura de los peces en la pesca comercial se emplean métodos altamente destructivos. La captura se realiza desde grandes buques capaces de localizar bancos de peces a kilómetros de distancia. La pesca comercial no perjudica únicamente a los peces, sus redes también atrapan a miles de otros animales marinos tales como otros peces, tortugas marinas, ballenas, tiburones, delfines, etc. que son devueltos al mar muertos tras una muerte agónica por asfixia o tan terriblemente dañados que su futura supervivencia será prácticamente imposible.

Lo poco natural de las piscifactorías.

En defensa de frenar el agotamiento de recursos marinos (con la pesca industrial) y en pro de aumentar el consumo de pescado, y de abaratar su coste al consumidor, están las piscifactorías. La piscicultura o acuicultura es la agricultura de peces, lo que conocemos como piscifactorías, que se pueden localizar en el mar o en tierra (en grandes tanques de agua), pero independientemente de su localización, los peces que se encuentran en estos tanques sufren enormemente debido al encierro y hacinamiento al que se ven sometidos al no poder moverse libremente.

A estos peces criados en cautividad se les considera “comida”, pero la realidad es que es someter a animales sintientes a un vida de esclavitud en jaulas flotantes con carencias de todo tipo. Tanto es así que los peces de piscifactoría nadan entre aguas sucias, están medicados, ya que se estresan y se hieren al chocar entre sí, además estas aguas están tratadas con pesticidas para tratar las heces de dichos peces en estos tanques, lo cual ya pone en duda el carácter ecológico de las piscifactorías.

¿Sabías que el color original de los salmones de piscifactoría es gris? Como estos salmones se alimentan a base de piensos, grasas y almidones (en vez de camarones, pequeños crustáceos y krill como los salmones salvajes) su color es totalmente pálido, para ello la industria los tiñe (pantón en mano) con tonos de naranjas a través de suplementos alimenticios, como cápsulas de astaxantina, que a pesar de ser un pigmento natural no tóxico está claro que es cuanto menos llamativa su administración de una manera tan forzada para lograr una apariencia más apetecible.

Si bien resulta cero natural el criarse y vivir de esta manera, así como la alimentación a base de piensos de estos peces, la muerte de los peces de piscifactorías es cruel, de esas jaulas flotantes pasan a tanques de baja temperatura donde se les enfría para posteriormente ser electrocutados. Organizaciones como Greenpeace desaconsejan totalmente el consumo de peces de piscifactoría.

Lo poco inocente de la pesca deportiva.

Se tiene una visión muy inocente de la pesca deportiva, ya que se asocia con momentos en familia o de retiro tranquilo de sus adeptos. Pero lo cierto es que la pesca deportiva es igualmente cruel con los peces, víctimas de su práctica. Los peces atrapados con la caña mueren asfixiados al salir del agua tras haber sufrido una grave mutilación con el uso del anzuelo. Quien se escusa con su práctica devolviendo los peces al agua tras haber sido pescados son igualmente torturadores, ya que estos peces morirán antes o después debido a las fatales consecuencias de las heridas producidas por el anzuelo.

Qué nutrientes del pescado hay en vegetales.

  • Proteína de calidad: todos los vegetales (en mayor o menor medida), la quinoa, el amaranto, el trigo sarraceno, las semillas de cáñamo, semillas de soja y espirulina.
  • Vitaminas:
    • Vitamina A: verduras de hoja verde, las zanahorias, pimienta de cayenna, la batata, boniato, etc.
    • Vitamina B: las legumbres, los frutos secos, el tahini o el müesli.
    • Vitamina D: el tofu, las almendras, las nueves, los vegetales de hoja verde, las semillas de sésamo, las semillas de lino, etc.
  • Minerales:
    • Calcio: la soja, espinacas, el brócoli, las coles o los berros.
    • Flúor: frutas y hortalizas, vegetales verdes, patatas, etc.
    • Yodo: algas, arándanos, habas, fresas, sal del Himalaya, etc.
    • Magnesio: verduras de hoja verde y frutos secos.
    • Zinc: chocolate y cacao, la calabaza, la sandía, el tahini o pasta de sésamo, etc.
  • Grasas saludables:
    • Aceites vegetales: aceite de oliva virgen, aceite de girasol, coco, soja, maíz o cacahuete.
    • Frutas: el aguacate, las aceitunas y el coco.
  • Omega 3: Linaza, semillas de chia, quinoa, aceite de soja, nueces, avena, etc.

Plantéate una vida libre de maltrato y de sufrimiento animal. Disfruta de los animales, no los mates. Hay un sin fin de alimentos de origen vegetal que aportan todos los nutrientes que contiene el pescado. Ahora tienes motivos para no comer pescado. No necesitas pescado para llevar una dieta saludable.

Compartir